Experiencia de Juanjo en Serbia

Hola! Mi nombre es Juan José Silvero, y me postulé para participar en el Programa Anual de AFS (2011-2012).  También solicité una beca de AFS Paraguay.


Cuando me dieron la noticia de que había sido seleccionado para el programa y la beca, y que viviría la experiencia AFS en Serbia, me ocurrió algo simpático: al contarlo a mis amigos y otras personas, todos se quedaban con la boca abierta!  Me decían si estaba seguro de lo que hacía, si era eso lo que quería, si es que estaba “preparado para la guerra”, y otras cosas... Pero casi nadie me daba buenos comentarios sobre Serbia.





















Yo igual me sentía ansioso, feliz, emocionado, con ganas ya de vivir la experiencia que me tocó vivir. Me preguntaba cómo sería mi ciudad, mi familia, mi colegio, mis compañeros, mis amigos, las comidas, la religión, TODO!

Una vez allá, me di cuenta de que las cosas no eran tan diferentes, en realidad las diferencias eran pocas y muchas a la vez (pocas pero importantes): la religión de ellos es la Cristiana Ortodoxa, por ende, las fiestas son en diferentes fechas (porque se manejan con un calendario diferente), la gente es muy calurosa y amable, mis amigos eran divertidos, y me invitaban a hacer cualquier cosa todos los días.

Mi familia me trató siempre como a un miembro más, me sentí parte de ella.  Las comidas son deliciosas, se puede practicar todos los deportes que quieras, hay veces que tenés mucho tiempo libre, y otras no...

Esta experiencia me sirvió para hacer lazos que DURANTE ESTA VIDA ya nada los va a romper: una familia al otro lado del mundo, una ciudad, y unos verdaderos amigos que hasta ahora me escriben y me dicen que esperan mi regreso. Fue una experiencia inexplicable, algo fantástico que quedará en mis recuerdos.

Fuimos 11 participantes de AFS de diferentes partes del mundo, con ellos también compartí mucho.   Creo que tuvimos una conexión muy fuerte, ya que todos estábamos pasando por los mismos sentimientos de adaptación a una nueva cultura.

Aprendí a tener paciencia, a saber controlar muchos impulsos de la vida, que todo tiene su tiempo, pero lo que realmente aprendí, es a tener "CERO ESPECTATIVAS ACERCA DE UN MUNDO NUEVO", ya que fui vacío y vine lleno, como una hoja de papel en la que vas escribiendo día a día, con conocimientos y experiencias.

Agradezco a Dios, a mi familia paraguaya, a AFS, al Centro de Estudios Concepción, a mi familia anfitriona y a mis amigos/as, y compañeros/as, que hicieron que mi experiencia fuera más que excelente!